Durante la historia se han producido innumerables casos de prohibición y censura de libros, llegando incluso hasta la quema de los mismos. Respecto a esto último el ejemplo más famoso fue el de la quema de libros durante el régimen Nazi en la Alemania de Hitler acaecido en el Bebelplatz en Berlín, el 10 de mayo de 1933. Aquéllos que se oponen a la quema de libros generalmente comparan este hecho con lo ocurrido durante el gobierno de los nazis.

En cuanto a la censura se refiere Huckleberry Finn fue y ha sido objeto de repetidas prohibiciones en las escuelas debido al uso de la palabra nigger (negrata), término que en Estados Unidos ha adquirido un peso específico tan alto que incluso en los medios de comunicación se refieren a él como la palabra-n. En 1921, un tribunal estadounidense también declaró obsceno un pasaje del Ulises, de Joyce, y el libro estuvo prohibido hasta 1933. También sufrieron cortes y recortes Trópico de Cáncer, de Henry Miller, o Fanny Hill, de John Cleland. Incluso el cuento de la Caperucita Roja (de Charles Perrault, Peter Stevenson) estuvo censurado en dos escuelas del municipio de Empire, en California en el año 1990.

bakunin-foto-hoguera-2

30 libros que fueron censurados

  • El origen de las especies, de Charles Darwin

Censurado históricamente en países como el Reino Unido, Grecia y Yugoslavia. Motivos religiosos hicieron que este libro sea censurado en muchos países. Ahora, la selección natural y la teoría de la evolución de Charles Darwin son teorías imprescindibles para cualquier estudiante de ciencias (aunque no son teorías aceptadas en algunos sectores religiosos de los Estados Unidos). Publicado el 24 de noviembre de 1859, es considerado uno de los trabajos precursores de la literatura científica y el fundamento de la teoría de la biología evolutiva. Tras el aniversario de los 200 años del nacimiento del autor el diario El País se hizo eco de una nueva biografía del autor en la que se exponían algunos fragmentos censurados de su pensamiento en relación a la religión cristiana, del que fue un gran crítico.

  • El Diario de Ana Frank, de Anne Frank

Hasta el día de hoy existen personas que se oponen a que este libro sea permitido en las escuelas mientras que otros dudan de la credibilidad del texto. Aunque hoy se ha enseñado en casi todas las escuelas en los Estados Unidos, todavía se oponen por estar demasiado cargada en sexualidad, pornografía, y muy depresiva para ser enseñado.

La historia de Ana Frank, una niña judía que junto con su familia se ocultó de los nazis en un viejo edificio de Amsterdam, fue sido conservada gracias a lo que ella misma escribió de esos días en sus diarios personales. Se trata de uno de los libros más leídos de la historia y un referente obligado sobre el holocausto nazi contra los judíos en la Segunda Guerra Mundial.

  • Las mil y una noches, Anónimo

Censurado en Egipto. Se le acusó de contener pasajes obscenos, que ponían en riesgo la integridad moral de los ciudadanos. Sin embargo, la obra es calificada como una de las obras más importantes e influyentes de la literatura universal. Se trata de una recopilación de cuentos y leyendas de origen hindú, árabe y persa, de los cuales no existe un texto definitivo, sino múltiples versiones.

  • Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll

Prohibido en China porque les otorga cualidades a los animales para que actúen en el mismo nivel que los humanos. La obra es una sátira a la sociedad, la educación y los políticos ingleses de la época. La historia se describe a través de juegos con base en la lógica, y la obra ha llegado a tener popularidad en los más variados ambientes, desde niños hasta matemáticos y público de todo tipo.

  • El Código Da Vinci, de Dan Brown

A la censura ya mencionada por parte de El Vaticano, se añade el Líbano, donde los líderes de la comunidad católica consiguieron que el libro fuera prohibido por considerar que la obra es ofensiva para el cristianismo.

  • El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes

La gran obra de Cervantes, fue censurada en algún momento por “aspectos morales”. Para algunos es “el mejor trabajo literario jamás escrito”. Publicada su primera parte a comienzos de 1605, es una de las obras más destacadas de la literatura española y la literatura universal, y una de las más traducidas.

  • Harry Potter y la piedra filosofal, de J. K. Rowling

Prohibida en los Emiratos Árabes Unidos, este libro fue censurado por, supuestamente, incentivar a la brujería. Los más de 350 millones de libros vendidos desde la aparición del primer volumen de la serie, Harry Potter y la piedra filosofal (1997), han batido todos los récords en la industria editorial.

  • La odisea, de Homero

Las ideas griegas de libertad no fueron bien recibidas en los tiempos del emperador Calígula, por ello, él intentó vetarlo. Platón sugirió también censurarlo para lectores adolescentes. Como auténtica obra maestra del genio griego, en la obra sus personajes olímpicos se revelan en una magnitud humana, y tiene el mérito de situar al lector en el fascinante mundo de las antiguas culturas mediterráneas, cuna de una de las civilizaciones más antiguas del mundo.

  • La Biblia, traducción de William Tyndale

Por su traducción de la Biblia, William Tyndale (que la tradujo a inglés) fue capturado, y ejecutado (quemado) por oponentes que no querían que la Biblia se convirtiera en un vernáculo. En esta obra se dan cita las culturas judía, sumeria, babilónica, etcétera, por lo que esta obra canaliza las principales manifestaciones de las distintas civilizaciones.

  • El Decamerón, de Giovanni Boccaccio

El Decamerón fue incluido en la “Index librorum prohibitorum”, la lista de libros prohibidos de la Iglesia Católica. Es la obra más importante de Boccaccio, que empezó en 1350 y terminó en 1353. Se trata de una colección de 100 relatos ingeniosos y alegres que se desarrolla en un marco concreto: un grupo de amigos educados, afortunados y discretos —siete mujeres y tres hombres—, que escapan de un brote de peste y se refugian en una villa de las afueras de Florencia.

Más títulos que fueron (o siguen) censurados:

  • Hamlet (William Shakespeare): estrictamente prohibido en Etiopia sin saber exactamente las causas.
  • Charly y la fábrica de chocolate (Roald Dahl): fue censurado en Colorado (Estados Unidos) por exponer una “pobre filosofía de vida”.
  • Los viajes de Gulliver (Jonathan Swift): fue censurado en muchos países debido a los temas de corrupción política, los sentimientos anti-guerra y las injusticias de la colonización.
  • El señor de las moscas (William Golding): la oposición a este libro es en gran parte debido a la escena de “violación” y la idea de que los seres humanos son salvajes.
  • Las aventuras de Sherlock Holmes (Sir Conan Doyle): Prohibido en la Unión Soviética por ocultismo, debido a las propias creencias de su autor que según el gobierno ocultaba cosas.
  • 1984 (George Orwell): censurado por ser una novela pro-comunista y por contener material sexual explícito.
  • Los versos satánicos (Salman Rushdie): prohibido en Pakistán  Arabia Saudí, Egipto, Somalia, Sudán, Malasia  Qatar, Indonesia, Sudáfrica e India debido a las críticas contra el Islam.
  • La cabaña del tío Tom (Harriet Beecher Stowe): cuando este libro fue publicado en 1851, fue criticado por los promotores de la esclavitud y descrito como una falsa representación de la misma.
  • Matar a un Ruiseñor (Harper Lee): no permitido por el racismo, el lenguaje, y una escena de violación que aparecen en el libro. En realidad, Herper Lee puso en relieve el creciente racismo de su tiempo en un intento de cambiar las injusticias que vio en la sociedad.
  • Ulysses (James Joyce): Joyce empezó a escribir su novela en 1914 mientras ésta era emitida por entregas en diarios estadounidenses hasta que en 1920 fue prohibida durante más de diez años al considerarse una novela obscena debido a una escena de masturbación. Casi un siglo más tarde Apple también la censuró.
  • Negrito llamado sambo (Helen Bannerman): prohibido en Japón porque supuestamente contenía material racista.
  • El gran Gatsby (F Scott Fitzgerald): los opositores de este trabajo citan referencias sexuales y profanas en el libro como justificación a su censura.
  • Belleza Negra (Anna Sewell): Sudáfrica prohibió el libro a causa del uso de la palabra “negro” en el título.
  • Un mundo feliz (Aldous Huxley): a pesar de que estaba destinado a ser puramente satírico, mucha gente criticó el libro de Huxley como incorrecta representación de los valores. En el libro presentó el mundo como un lugar de miseria humana, opresión, enfermedad y hacinamiento.
  • El club de la lucha (Chuck Palahniuk): los chinos prohibieron el libro en 1999, el cual daba instrucciones sobre cómo hacer varios artefactos explosivos.
  • ¿Dónde está Wally? (Martin Hanford): aunque resulte difícil de creer la serie de libros de Wally fueron retirados de ciertas bibliotecas de Michigan y Nueva York, por contener “cosas sucias en algunas páginas”. Resulta que en una de las láminas aparecía una imagen (casi microscópica) de una señora topless en la playa.
  • La Caperucita Roja (Charles Perrault y Peter Stevenson): prohibido en dos distritos californianos porque una de las cosas que llevaba la niña en su cesta para su abuelita era vino.
  • Oliver Twist (Charles Dickens): algunos maestros decidieron incluir la obra en sus clases de literatura y algunos padres inconformes consideraban que la historia de Oliver violaba el derecho de sus hijos a recibir una edu­cación laica.
  • James y el melocotón gigante (Roald Dahl): este libro describe a un niño que vive bajo la opresión de sus cuidadores y el cual se apoya en su propia creatividad y un mundo alternativo para poder sobrevivir. Quienes se oponen a la obra no les gusta la violencia, el lenguaje y la desobediencia hacia los adultos.
  • Las aventuras de Tom Sawyer (Mark Twain): fue prohibida en algunas bibliotecas norteamericanas por asegurar que el protagonista era “cuestionable” en términos de su carácter moral.
Anuncios