La literatura es el refugio de las ideas que no caben en la vida real, es por eso que algunos escritores deciden vivir a través de sus obras y crear mundos y criaturas impensables; por la misma razón, hoy podríamos hacer un listado sin fin de todos los personajes, humanos y no, que han pasado a la inmortalidad entre las páginas de la literatura. En esta ocasión te mostrare algunos de los animales y bestias más emblemáticos de las letras:

Moby Dick – Moby Dick (1851)

moby-dick

El escritor Herman Melville inmortalizó a Moby Dick, la famosa y peligrosa ballena blanca, y al capitán Ahab, su incansable cazador. Moby Dick está inspirada en Mocha Dick, un cachalote albino que atormentaba la isla Mocha de Chile, en 1839.

A este clásico de la literatura estadounidense se le pueden dar distintas interpretaciones: por ejemplo, algunos argumentan que Moby Dick es tan sólo la representación encarnada de los demonios del obsesionado capitán Ahab. Aunque otras versiones dicen que el barco ballenero, Pequod, es un reflejo de la humanidad inmersa en problemas como la venganza o el autoritarismo, argumento que podría parecer lógico cuando sabemos que los tripulantes del barco pertenecían a distintas nacionalidades. Sin embargo, el simbolismo en esta obra sigue intrigado a lectores y críticos desde hace más de un siglo.

El gato de Cheshire – Alicia en el país de las maravillas (1865)

2010-Cheshire

Ya sea por el libro Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll, o por las películas basadas en esa historia, la mayoría conoce al famoso gato de Cheshire.

Este personaje aparece y desaparece oportunamente en distintas ocasiones a lo largo de la historia, siendo una especie de guía para Alicia, planteándole conversaciones filosóficas con el objetivo de que entienda la lógica de su entorno; aunque la característica principal del gato de Cheshire es su enorme y retorcida sonrisa que se queda suspendida en el aire.

El origen de este emblemático personaje viene desde el siglo XVIII,  pues el diccionario A classical dictionary of the vulgar tongue establece que un Gato de Cheshire es aquél que muestra sus dientes y encías cuando sonríe.

Algunos científicos se han inspirado en este personaje para crear estudios cuánticos, incluso Carl Sagan lo retoma en una ilustración de su libro Cosmos, en el que se observa al gato indemne en medio de un mundo de gravedad variable.

Rocinante – Don Quijote de la Mancha (1605)

Don Quijote y Rocinante

Además de ser uno de los animales más emblemáticos de la literatura, Rocinante es un ejemplo de fidelidad, compañerismo y amistad, porque… qué habría sido del Quijote sin Rocinante, su eterno compañero de batallas. aquel huesudo caballo que le ayudó a embestir los molinos de viento y que es, además, símbolo de aquellos animales que ayudaron al avance de la civilización del hombre.

Miguel de Cervantes escribió que el Quijote pasó cuatro días pensando el nombre de su viejo caballo, aquel que se describe como un animal raquítico, pero que, según el Quijote, tenía “Mejor montura que los famosos Babieca del Cid y Bucéfalo de Alejandro Magno“.

Rocinante está presente durante toda la novela, incluso aparece antes que Sancho Panza. Son incontables las veces en las que el fiel caballo es nombrado a lo largo de la historia, aunque hay un momento muy íntimo en el que el Quijote le dice a Rocinante:

“-Aún espero en Dios y en su bendita Madre, flor y espejo de los caballos, que presto nos hemos de ver los dos cual deseamos: tú con tu señor a cuestas; y yo, encima de ti, ejercitando el oficio para que Dios me echó al mundo”.

Karenin – La insoportable levedad del ser (1984)

4hv90noszwmgccsu9cx16m5v8vl

La insoportable levedad del ser es una novela que plantea distintas cuestiones filosóficas en torno al amor y las relaciones afectivas que establece el ser humano. Milán Kundera habla, además, del vínculo afectivo entre el hombre y los animales, por medio de Karenin, el perro de Teresa (personaje principal de la historia).

El vínculo afectivo que Teresa establece con Karenin la hace cuestionarse sobre la existencia de un amor desinteresado, un amor que no plantea las cuestiones que agobian las relaciones humanas.

El zorro – El principito (1943)

the-little-prince_2015_courtesy-paramount-pictures-france

El escritor francés Antoine de Saint-Exupéry escribió en El principito una historia llena de enseñanzas de vida que pueden entenderse de manera diferente, dependiendo la madurez que tenga en lector al momento de leerla. Cada personaje trae consigo una lección, sobre todo uno de los personajes principales: el zorro.

Este personaje plantea la necesidad que tiene el ser humano de establecer relaciones, y de lo importante que es tener a alguien en quien confiar. Además, le enseña al principito el valor de la amistad. Por otro lado, la despedida de estos dos personajes nos enseña esa lección tan complicada de entender, aquella en la que es necesario cerrar ciclos para comenzar nuevas vivencias.

Cthulhu – Los mitos de Cthulhu (1921-1935)

cthulhu_and_the_ninth_wave_by_fantasio-d9nw88r

De la cosmogonía de Lovecraft emergieron numerosas bestias y criaturas con descripciones espeluznantes que ocuparon un espacio dentro de universos paralelos. Un ejemplo es Cthulhu, personaje central de Los mitos de Cthulhu.

Lovecraft describe al personaje como un monstruo alado de aspecto vagamente humano con cabeza de pulpo y garras en las extremidades, que está compuesto por una sustancia especial que lo hace indestructible y que, según la mitología, reposa durmiendo en la ciudad sumergida R´lyeh, esperando escapar un día y volver a extender su poder sobre la Tierra.

Á Bao A Qu – El libro de los seres imaginarios (1967)

A-Bao-A-Qu

Desde la profundidad de la retorcida mente del escritor Jorge Luis Borges salió una criatura legendaria llamada Á Bao A Qu, descrita en El libro de los seres imaginarios. La historia pudo haber estado inspirada por el mito Orang Asli.

Según Borges, el Á Bao A Qu es una criatura sensible a los valores de las almas humanas. Habita durmiente e invisible en los escalones de la Torre de la victoria en Chitor, esperando que alguien osado suba. Cuando alguno lo intenta, el Á Bao A Qu lo asecha y lentamente comienza a tomar forma; sin embargo, nadie llega a la cima, entonces el Á Bao A Qu queda petrificado y vuelve a su estado original, sufriendo por no poder formarse por completo.

El Á Bao A Qu sólo se transforma completamente cuando alguien llega al último escalón. Sólo un ser evolucionado espiritualmente puede subir a la cima y ayudar a la criatura a transformarse. Lo único que se sabe respecto a su físico es que su tacto se asemeja a la piel del durazno.

Cerbero – Divina comedia (1472)

monstrous___cerberus_by_jarow-d8wpohz

 

Según la obra maestra del poeta florentino Dante Alighieri, Cerbero es un perro monstruoso de tres cabezas que desgarra con uñas y dientes a los condenados por gula en el tercer círculo del infierno, además de atormentarlos con sus ladridos.

Cerbero aparece también en la mitología griega. Según la leyenda, Cerbero es el perro de Hades, el dios del mundo de los muertos, y su trabajo es resguardar las puertas del averno para evitar que las almas huyan. Esta bestia es descrita como un perro de múltiples cabezas con una cola de serpiente. Su aliento y saliva son muy peligrosos, y se dice también que su mirada puede petrificar a cualquiera.

La Bestia – La Bella y la Bestia (1740)

La-bestia

Todos conocemos la historia que en 1991 Disney nos contó sobre la Bella y la Bestia; sin embargo, muy pocos saben que existen antiguas versiones de este cuento que no son para niños, y que tampoco se refieren a la bestia como un apuesto príncipe.

Se dice que la primera versión de esta historia surgió en 1550, aunque la primera firmada oficialmente, y de la que se desarrolló la historia que todos conocemos se le atribuye a la escritora francesa Gabrielle-Suzanne en 1740. En esta versión se cuenta que la Bestia tiene trompa de elefante, además, desmiente la caballerosidad que nos pintó Disney, pues la Bestia sólo pensaba en acostarse con la Bella.

Otra versión cuenta que la Bestia es en realidad la muerte encarnada en un pordiosero leproso que pone a prueba la gentileza de las hermanas malvadas de Bella.

Balrog – El señor de los anillos (1954)

lotr-gandalf-balrog-1

Según la obra del escritor británico J. R. R. Tolkien, el nombre Balrog es una palabra sindarin (lenguaje ficticio de los altos elfos) que significa “Demonio de poder”. Los Balrogs tienen aspecto humanoide y son capaces de controlar el fuego, las sombras y la oscuridad.

Se dice que los Balrog son criaturas sumamente inteligentes y astutas, que difícilmente son derrotadas, pues una sola mención suya bastaba para hacer temblar a los más valientes guerreros.

Uno de los combates que se quedaron en la memoria de los fanáticos de El señor de los anillos, fue el del Balrog de Moria contra Gandalf en la Batalla de la Cima que sucedió dentro del universo imaginario de Tolkien, entre el 15 y el 20 de enero del año 3019 de la tercera edad del Sol.

Anuncios