Después de los largos siglos de la Edad Media dedicados primariamente a honrar a Dios, veremos ahora un giro hacia el ser humano como centro de las actividades de pensadores y artistas, el cual ocurre en los siglos XV y XVI. Es el gran cambio histórico que conocemos como Renacimiento. Aunque se mantiene la fe en Dios, el antropocentrismo afianza las actitudes individualistas y se fomenta el desarrollo de las ciencias y el predominio de la razón –es vez de la fe- para alcanzar el conocimiento.

En el siglo XV en la opulenta y mercantil ciudad de Florencia, y en el XVI en Roma y Venecia, el arte alcanzó un esplendor como pocas veces se había visto en la historia. Aunque también hubo notables desarrollos en Alemania y Flandes, fue en Italia donde se dieron los cambios más significativos y se concentró el mayor número de grandes artistas. Es por eso que en este texto me centro en el Renacimiento italiano.

Al hablar del Renacimiento, inmediatamente recordamos un cuadro, una pintura, esa técnica que reúne todos los cambios del arte en ese tiempo. Así que me he tomando el trabajo de publicar los pintores más influyentes de esta época tan importante. Donde los pintores eran fieles a plasmar la realidad en el lienzo, para dar la idea de profundidad, de volumen, que en su período tuvieron las formas clásicas.

Sandro Botticelli (1444 – 1510)

Botticelli se dedicó sobre todo a los temas de la mitología greco-romana, como La Alegoría de la Primavera y El Nacimiento de Venus. Su pintura se basa en un delicado dibujo, inconfundible por la sinuosidad de sus líneas y la  gracia y la elegancia exquisitas del cuerpo femenino. Al final de su vida, cuando el fraile Savonarola impulsaba la quema de cuadros paganos, se volcó a una pintura puramente religiosa y mucho más dramática que las dulces imágenes antes citadas.

El nacimiento de Venus - Sandro Botticelli
La Primavera – Sandro Botticelli

La Primavera - Sandro Boticelli
El Nacimiento de Venus – Sandro Botticelli

Jan van Eyck (1390 – 1441)

En la región flamenca que hoy es parte de Bélgica, Jan Van Eyck perfecciono lo que ya era una tradición en la pintura de los Países Bajos: una pintura que describe de modo desconcertante la realidad a partir del registro minucioso de lo observado. Los temas reflejan la vida y celebraciones características de los muchos comerciantes de esa región flamenca en esa época. La boda de los Arnolfini habla por sí sola de su asombrosa devoción por el detalle y de la sutileza de simbolismo que ellos sugieren.

La boda de los Arnolfini - Jan Van Eyck
La Boda de los Arnolfini – Jan van Eyck
Políptico de Gante - Jan Van Eyck
Políptico de Gante

Alberto Durero (1471 – 1528)

En Alemania trabajó otro de los grandes genios de la historia del arte: Alberto Dureno. Sus extraordinarios talentos lo ubican a la vez como un excelso dibujante y grabador, y por otra parte como gran pintor. En sus obras la imaginación y la destreza técnica sirven a una representación detallada de los seres y fenómenos de la naturaleza, y nos ofrecen símbolos de muy denso significado.

Autorreatrado con Guantes - Alberto Durero
Autorretrato con Guantes – Alberto Durero
La liebre - Alberto Durero
La liebre – Alberto Durero

Miguel Ángel Buonarroti (1475 – 1564)

El gran Miguel Ángel Buonarroti, como muchos intelectuales en ese tiempo, fue un artista integral que participaba de varias disciplinas del conocimiento práctico y teórico; por eso lo incluyo como arquitecto, escultor y pintor. Fue un hombre de espíritu apasionado, cultivo y melancólico; se formó artísticamente en Florencia, viajo por un corto tiempo a Bolonia y luego se fue a Roma, donde se enfrento a las obras clásicas.

La creacion de Adan - Miguel Angel
La creación de Adán – Miguel Ángel Buonarroti
Tondo Doni - Miguel Angel
Tondo Doni – Miguel Ángel Buonarroti

Leonardo da Vinci (1452 – 1519)

Leonardo aparece como un verdadero genio de todos los tiempos. No solo fue artista, sino que se destacó como ingeniero, inventor, científico, músico, escritor y filósofo. Fue un visionario adelantado a su época; estudió el cuerpo humano a cabalidad, su anatomía, fisiología, geometría y expresividad, para lo cual llevaba cuadernos de apuntes con maravillosos dibujos de músculos, articulaciones y sistema óseo. Escribió un tratado sobre pintura. Pintó poco, por su condición de gran estudioso e investigador; no obstante, las pocas obras que culmino son verdaderas obras maestras. A él debemos el delicado y perfecto estudio del claroscuro, el difuminado de los contornos, la unión sutil entre una y otra sombra y los colores suavizados que se conocen como el sfumato.

La gioconda - Leonardo Da Vinci
La Gioconda – Leonardo da Vinci
La virgen de las rocas - Leonardo Da Vinci
La Virgen de las Rocas – Leonardo da Vinci

Rafael Sanzio (1483 – 1520)

Rafael Sanzio se nos revela de la misma talla de Leonardo y Miguel Ángel. Logro conseguir importantes mecenas que lo prefería gracias a su carácter suave, nada obstinado o esquivo como los otros dos genios, lo cual parece reflejarse en las imágenes de sus famosos Madonnas.

Escuela de Atenas - Rafael Sanzio
Escuela de Atenas – Rafael Sanzio

Virgen de la Silla - Rafael Sanzio
La Virgen de la Silla – Rafael Sanzio

Tiziano (1485 – 1576)

El gran nombre de pintor de Venecia a mediados del siglo XVI era el de Tiziano. Su presencia y relevancia allí tuvo mucho que ver con el cuidado que los pintores de esa ciudad pusieron en el logro de la maestría del color. Sus retratos, solicitados por los reyes y poderosos de su tiempo, así lo demuestran.

venus de urbino tiziano
Venus Urbino – Tiziano
baco y ariadna - tiziano
Baco y Ariadna – Tiziano

Tintoretto (1518  -1594)

Hacia fines del siglo XVI, Tintoretto muestra el dominio de la perfección, técnica que habían alcanzado sus predecesores, pero además consigue dar a sus cuadros la impresión de dramatismo –incluso violencia- que buscaba, lo cual comienza a hablar de un desdén por esa realidad ideal renacentista.

san marcos liberando al esclavo - tintoretto
San Marcos liberando al esclavo – Tintoretto
el lavatorio - tintoretto
El Lavatorio – Tintoretto
Anuncios